Sean bienvenid@s a Blagshat, un blog creado para guiarse en la creación de Proyectos Factibles.

domingo, 17 de febrero de 2013

Proyecto Factible. (Según Wilfredo Jiménez)

Lo que aquí leerá serán testimonios de Wilfredo Jimenez sobre lo que es Proyecto Factible, además de información que aporta la UPEL y los estudiantes universitarios, basados en una entrevista u opiniones personales.


En la mayoría de las universidades del mundo se exige como requisito la presentación de un trabajo de investigación, conocido como trabajo de grado o tesis de grado, que se puede presentar de múltiples formas y modelos. La modalidad más común es la investigación de campo, ya sea descriptiva, diagnóstica, evaluativa, entre otras. Elaborar de forma adecuada este tipo de proyectos trae consigo grandes beneficios y representan un material de mucha utilidad para los gerentes de la gestión pública, quienes tendrían a la mano una herramienta científica para solucionar los problemas existentes en todos y cada uno de los niveles del sistema educativo

Para la propuesta viable, el manual de la UPEL (2010) define al proyecto factible como “la investigación, elaboración y desarrollo de una propuesta de un modelo operativo viable para solucionar problemas, requerimientos o necesidades de organizaciones o grupos sociales; puede referirse a la formulación de políticas, programas, tecnologías, métodos o procesos. El proyecto debe tener apoyo en una investigación de tipo documental, de campo o un diseño que incluya ambas modalidades”. El concepto, según Jiménez, es amplio y ello permite seguridad de lo que se quiere hacer cuando se elabora el trabajo de grado bajo la modalidad. Mediante el proyecto factible se pretende darle solución a un problema, buscarle salida noble, mediante la utilización de los mejores recursos humanos, materiales y científicos.

Una vez que se conoce y se internaliza la definición del proyecto factible, se deben identificar todos los componentes que lo conforman. El capítulo I, denominado El Problema, está compuesto por el planteamiento del problema, las interrogantes del estudio, la justificación o importancia, los alcances y las limitaciones. Luego, sigue el Capítulo II, llamado Marco Referencial, que al igual que otras modalidades se compone de los antecedentes del estudio, las bases teóricas y la terminología técnica. El Capítulo III, lleva por nombre Marco Metodológico y se diferencia de otras modalidades de proyectos de manera sustancial; “Incluye la naturaleza del estudio, en la que se explica con detalle que se trata de un proyecto factible apoyado por una investigación documental y una de campo... además se debe demostrar que estamos ante un modelo positivista”. Seguidamente, se deben describir las tres primeras fases del proyecto factible, que aplican para los trabajos de grado de maestrías: I. Estudio diagnóstico; II. Estudio de Factibilidad; y III. Fase de Diagnóstico. En las tesis doctorales se exige la presentación de la Fase IV, llamada Ejecución del Proyecto y de la Fase V Evaluación del Proyecto. “Cada una de estas fases se deben detallar minuciosamente, explicando todos y cada uno de los pasos que se deben dar para lograrlos objetivos propuestos”. Una vez que se cumple con las fases, se pasa al Capítulo IV, se deben tener en consideración algunos aspectos para la presentación del estudio diagnóstico, el estudio de factibilidad y el diseño del proyecto, de allí su nombre Formulación del Proyecto. “Concebido como el cuerpo principal del trabajo de grado, es la pieza fundamental de la modalidad, dado que debe aparecer toda la información necesaria para darle forma a la alternativa de solución que se busca para resolver el problema planteado”. Durante el desarrollo del estudio diagnóstico se le da respuesta al primer objetivo de la investigación, lo cual se logra con apoyo en una investigación de campo, ya se descriptiva, diagnóstica o evaluativa. Dicha respuesta debe ser suministrada a través de un instrumento tipo cuestionario de opinión por las personas que se beneficiarían de manera directa e indirecta con la puesta en marcha del proyecto. “Los resultados de la investigación permitirán determinar si el proyecto debe ser  llevado adelante o si por el contrario no tiene el apoyo necesario”. Posteriormente, se debe formular el Estudio de Factibilidad, que es determinante para el trabajo porque y debe tener una extensión de unas 25 ó 30 páginas. Se compone de los estudios básicos (estudio de mercado, estudio técnico y financiero) y estudios complementarios (estudio jurídico, estudio económico y estudio curricular).

Una vez seleccionado el problema es necesario plantearlo, definir lo que se desea resolver, solucionar o innovar. Es la parte fundamental del desarrollo de una investigación, de allí que Jiménez ofrece un modelo o guía para elaborarlo, en la modalidad de proyecto factible:

1. Relacionar el problema, dentro del marco referencial del conocimiento en forma general.
2. Relacionar el problema dentro del marco referencial del conocimiento en forma específica. Plantear el problema real.
3. Identificar las causas o los factores que pudiesen estar originando el problema planteado.
4. Señalar investigaciones que se hayan hecho relacionadas con el problema en estudio. Se recomienda un máximo entre tres a cinco autores.
5. Aportar los datos cualitativos y/o cuantitativos que permitan visualizar la magnitud del problema que se está planteando.
6. Un cierre donde se plantea la necesidad de realizar el estudio, justificando la necesidad de realizar el estudio, la importancia y relevancia, y la contribución que hará a la educación los resultados que aquí se presenten. Se incluyen las interrogantes del estudio.

El tercer componente del capítulo es el Diseño del Proyecto, donde se pone de manifiesto la creatividad del estudiante, porque se da la forma a la alternativa de solución del problema planteado. El cierre del trabajo de grado, bajo la modalidad de Proyecto Factible, lo da el Capítulo V, denominado Conclusiones y Recomendaciones. “Se recomienda que ambas sean redactadas en forma de prosa, sin repetir la información dada en las conclusiones del estudio diagnóstico ni en el estudio de factibilidad”. Jiménez sugiere la inclusión de un comentario personal del autor sobre el trabajo de grado como alternativa de solución al problema plasmado.